martes, 1 de diciembre de 2015

Según las encuestas de los medios de propaganda, la mayoría de los rumanos consideran a la Federación Rusa su mayor enemigo

Teniendo en cuenta que es de dudosa confianza la eficacia y la corrección de las encuestas, encargadas y teledirigidas por los medios de propaganda de los diferentes regímenes capitalistas en el poder, es normal el resultado de los últimos sondeos de opinión llevados a cabo en Rumania por la empresa de estudios sociológicos IRES.

Según estos, los rumanos creen que Rusia es el mayor enemigo de su país, mientras que, en el polo opuesto, consideran a Alemania y Estados Unidos sus mejores amigos. Algo más que lógico si consideramos que ambos paises son las principales metrópolis de la colonia rumana desde del golpe de estado de 1989, poseedoras y controladoras de la mayor parte de la economía nacional.

 El gran éxito del capitalismo ha sido, sin duda alguna, el imponer su hegemonía logrando el sometimiento de los paises sometidos a él, dentro de la cadena imperialista formada por todos los estados capitalistas, cadena definida y analizada ya por Lenin en uno de sus escritos más importantes para entender el funcionamiento del capitalismo imperialista, El imperialismo, fase superior del capitalismo. El dominio ideológico sobre esta cadena, sin embargo, ha sido superado y refinado con creces por los paises más desarrolados de esta después de la Segunda Guerra Mundial, en especial por el control de los grupos financieros multinacionales sobre los medios de información locales, transformados sin tapujo alguno en vendedores de propaganda a la altura de Joseph Goebbles.

Así que, no es nada sorprendente que más de la mitad de los rumanos piensen, siempre según la encuesta de turno, que la Federación Rusa es una amenaza para la seguridad de Rumania. El estudio se ha hecho, por cierto, con motivo de la celebración del Día Nacional de Rumania, hoy 1 de diciembre.

Ante la pregunta de qué debería hacer Rumania en el caso de un conflicto militar con Rusia (presentada ya como enemiga por los medios de propaganda diariamente), el 49% de los rumanos cree que su país debería ser neutral, y no intervenir, respuesta que ha sido, sin duda, un sorprendente varapalo para los atronadores cañones propagandísticos que suenan todos los días desde las televisiones, radios y periódicos rumanos. Sin embargo, el otro 51% no cree que la neutralidad sea la respuesta.

En concreto, a la pregunta de cúal consideran los participantes que es el más peligroso enemigo para Rumania, los encuestados piensan que es Rusia (un 35%), seguida de lejos por Hungría, enemiga histórica del nacionalismo rumano, en especial por el conflicto territorial inveterado sobre Transilvania (un 17%). Ningún otro país es considerado como tal por más de un 1% de los participantes, ni siquiera los cercanos paises como Ucrania o Turquia donde el fascismo vive momentos de euforia criminal.

En el polo opuesto, la lista de estados considerados como amigos está encabezada, lógicamente, tal y como se ha explicado, por Estados Unidos (un 24%) y Alemania (un 20%), los dos principales saqueadores económicos y dominadores políticos de Rumanía, seguidos de lejos por otros paises como Francia (9%), Italia (5%) o la vecina y objeto de anexión por las esperanzas de los nacionalistas rumanos, República Moldova (4%), seguidos de lejos por otros paises que son destino de más de dos de los tres millones de "refugiados" rumanos huidos del país para poder trabajar tras el desastre y la destrucción provocados por la reinstauración del capitalismo después del golpe de estado de diciembre de 1989, como España (3%).


A destacar que solo un 3% de los rumanos considera el mejor amigo de Rumania a la Federación Rusa. En este sentido, el 64% de los encuestados creen que la relación de Rumanía con Rusia es mucho peor actualmente que antes de 1989, aunque hay un 21% que creen lo contrario. En este último caso, debemos recordar que las relaciones entre los gobiernos de Bucarest y Moscú en los últimos años no fue buena, cada uno empujado por sus diversas desviaciones nacionalistas y revisionistas que provocaron, en ambos, como en casi todo el mundo socialista, el derrumbe final y la restauración del capitalismo.

En todo caso, es curioso que los rumanos consideren como sus grandes enemigos a los rusos cuando no han sido precisamente ellos (me refiero a sus propias mafias capitalistas saqueadores de la riqueza soviética tras su respectiva restauración del capitalismo salvaje en 1991) los que han destruido 4 de los más de 8 millones de puestos de trabajo existentes en Rumania en diciembre de 1989 o han forzado a más de 3 millones de rumanos a huir de su país después de esa fecha, algo que, lógicamente, los diseñadores de la encuesta no han tratado ni de refilón en las preguntas.

En resumen, el objetivo es fomentar el ambiente de guerra que sopla desde Washington y sobre la Unión Europea en el marco de la deseada intervención en Siria por el conflicto interimperialista que se desarrolla en Medio Oriente, y en el cual Rusia y China son los nuevos elementos que están poniendo en cuestión el control de los recursos de la zona por el hasta hace poco (y desde 1991) polo hegemónico unilateral dirigido por Estados Unidos.  

Se trata, en definitiva, de inventar enemigos, sean estos terroristas o potencias capitalistas emergentes, para preparar a la población sometida ante una posible guerra dirigida por la organización criminal OTAN en la que lo único que se juegue sean los intereses de unas minorías parásitas que pelean por el control de los recursos y el mantenimiento o aumento de sus privilegios, a costa de la soberanía de los pueblos colonizados o colonizables y de sus clases populares y trabajadoras.  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...